Imagen cabecera

Préstamos para cancelar embargos y paralizar subastas

Índice

Préstamos de capital privado

En Crédito Particular cancelamos tus embargos y paralizamos subastas

Si tienes una propiedad en la que te han anotado algún tipo de embargo, no te preocupes, podemos solucionar. Y si además, han ejecutado tu embargo y eres conocedor de que en breve tu propiedad saldrá a subasta, la pararemos.

¿Cómo cancelamos tus embargos?

Es muy sencillo, mediante un único préstamo hipotecario cancelaremos todos tus embargos, en un solo acto y con rapidez. Sobretodo y antes de nada, hemos de identificar el tipo de embargo que es, las cantidades que se adeudan y los plazos que tenemos para ello. Pero estate tranquilo, pues si no los han ejecutado, hasta el dia de la subasta pública tenemos tiempo.

Vamos a ver los tipos de embargos que podemos cancelar:

  • Embargos de la Seguridad Social
  • Embargos de Hacienda o la Agencia Tributaria
  • Embargos del ayuntamiento
  • Embargos de entidades bancarias ( hipotecas bancarias, etc..)
  • Embargos de personas particulares
  • Embargos de cualquier entidad física o jurídica.

Una vez identificados y analizado su coste, con tan sólo tasar la prppiedad y confeccionar un préstamo hipotecario aunque estés en Asnef, o Rai o no puedas jusiticar ingresos, cancelamos todos y cadauno de los embargos con la mayor sencillez y rapidez.

Solicita ya tu préstamo para cancelar una subasta o embargo

  • Préstamos a partir de 6.000€ (mínimo).
  • Sin límite de capital.
  • Imprescindible una propiedad como garantía.
  • Hasta 10 años de devolución.
  • Cómodas cuotas mensuales.
  • No importa Asnef.
  • Respuesta en 1 hora.
  • No importa nómina ni si está en paro.
  • Sin pagos por adelantado.
  • Carencia de hasta 5 años.
  • No cobramos nunca por adelantados.
  • No tiene que justificar sus ingresos.

Fácil, rápido y seguro

Rellena el formulario o llámanos!

Solicitud

Solicitud de préstamo

Pre-aprobación del préstamo en tan sólo unos minutos

Estudio en
10 min

Estudio en 10 minutos

Comprobación de la documentación y aprobación final

Envío de
documentación

Envío de documentación

Recopilación de todos los datos y tramitación del préstamo

Preparación
de firma

Preparación de firma

Informe de tasación por una empresa regulada por el Banco de España

Tasación

Tasación

Tu préstamo disponible en 72 horas

Firma

Firma

Contacto

Solicitud de préstamo

Contacta con nosotros para tener más información sobre nosotros y nuestros servicios

¿Cómo paralizamos una subasta?

Una subasta se produce cuando previamente ha habido un embargo que con el paso del tiempo, el acreedor lo acaba ejecutando con la solicitud al juzgado de que se subaste la propiedad.

Una subasta no es más que la consecución de una reclamación de una deuda y como tal, con liquidar la deuda causante del embargo y posteriormente, la subasta, es suficiente. Con lo cuál trataremos de cancelar la subasta y paralizarla simplemente de la misma manera que cancelamos los embargo y deudas que pueda tener la finca.

¿De qué nos ocupamos para cancelar embargos y paralizar una subasta?

De todo. No tienes que hacer nada:

  • Hablamos con los diferentes acreedores
  • Concretamos día de pago con ellos
  • Confeccionamos el préstamo necesario
  • Organizamos la firma en notaria
  • Cancelamos las anotaciones que aparece en la nota simple de la propiedad

Recuerda, si necesitas cancelar un embargo o paralizar una subasta, cuenta con nosotros. Te asesoraremos de forma detallada y gestionaremos por ti todo el papeleo.

Llámanos al 93 013 04 16 o bien ponte en contacto con nosotros mediante el formulario que encontrarás en la web o en la pestaña Contacto. Contactaremos contigo enseguida y nos pondremos manos a la obra.

Contacto

Solicitud de préstamo

Contacta con nosotros para tener más información sobre nosotros y nuestros servicios

En CreditoParticular.es estamos especializados en la concesión de préstamos para cancelar embargos, provengan de donde provengan: Hacienda, Seguridad Social, embargos judiciales o bancarios. También en el caso de que el embargo ya se haya producido y los bienes vayan a salir a subasta podemos paralizar la misma hasta el mismo día de la subasta pública. En el caso de encontrarte en situación de embargo o subasta de tus bienes se debe actuar con el máximo apremio posible y el tiempo es un factor clave. Cuanto más cerca nos encontremos de la finalización del proceso de embargo más coste deberemos asumir para la paralización de este. Es decir: sale más caro paralizar una subasta de bienes que paralizar el embargo de esos mismos bienes antes de que entren a subasta, así que cuanto antes se pague la deuda que ha causado el embargo más dinero nos ahorraremos.

Préstamos para pagar embargos

CreditoParticular.es no es una empresa de créditos rápidos que entrega el dinero de forma instantánea y automática para pagar embargos y exige su devolución en poco tiempo y con intereses elevadísimos. Estudiamos detenidamente cada una de las solicitudes que recibimos y no damos financiación si vemos que la operación es totalmente irrealizable, presenta un riesgo de impago muy grande o el solicitante no presenta ningún tipo de garantía. Nuestros prestadores son ahorradores que prestan su dinero a nivel particular para obtener un rendimiento e interés de él y queremos asegurarnos siempre que todos nuestros colaboradores financian operaciones realizables.

Pide un préstamo y cancela un embargo al momento

En muchas ocasiones se llega a una situación de embargo o subasta pública de nuestros bienes simplemente por una mala gestión de los recursos económicos de los que disponemos. En estos casos pedir un préstamo y poner a la vez en orden y equilibrio nuestras finanzas o las de nuestra empresa bastará para volver a normalidad fiscal y a los números verdes en la cuenta bancaria. Dependiendo de la situación el equilibrio financiero puede tardar desde solo algunos meses hasta uno o dos años en llegar, pero en cualquier caso un préstamo puede facilitar mucho las cosas si la situación no se encuentra todavía en un callejón sin salida.

Cómo solicitar un préstamo para cancelar un embargo

Para que podamos estudiar una solicitud de préstamo para paralizar un embargo o subasta el solicitante debe cumplir con los dos siguientes requisitos obligatorios.

Requisito 1: disponer de una propiedad inmobiliaria

Pedimos una propiedad inmobiliaria a nombre del deudor para poder usar como garantía. Puede ser cualquier tipo de inmueble: una casa, un apartamento, un local comercial, una nave industrial, uno o varios garajes… Una nota simple del registro de la propiedad que nos demuestre que el solicitante es el propietario real del inmueble nos basta.

Requisito 2: solicitar 6.000€ o más

Abrir una línea de crédito supone gran cantidad de gastos fijos: estudio de viabilidad, actas notariales, gestorías, gastos administrativos, coste de tasación de la propiedad inmobiliaria que se usa como garantía… Para CreditoParticular.es no resulta rentable realizar todas esas gestiones si el préstamo que se necesita es menor a 6.000€.

Si el solicitante cumple con las dos siguientes condiciones pasaremos a estudiar su caso para evaluar el riesgo y ver si la operación es viable.

Condiciones de nuestros préstamos para parar y cancelar embargos

Si el solicitante cumple con los dos requisitos obligatorios y además el estudio de viabilidad es positivo, ingresaremos el dinero en su cuenta corriente en un periodo máximo de 72 horas. Las condiciones exactas en cuanto a interés y devolución difiere en cada uno de los préstamos, aunque a continuación describimos las cláusulas más habituales por las que se rigen el 99% de los préstamos que entregamos. En todos los casos el cliente es libre de escoger plazos, cuotas y forma de pago.

  • Dependiendo del tipo de operación (cantidad solicitada, periodo de devolución…) el tipo de interés será más o menos elevado, aunque se encuentra siempre entre el 8% y el 12%.
  • El préstamo se firma ante notario (para la tranquilidad del prestador) y el cliente elige la notaría que quiera de cualquier ciudad dentro del estado español (para tranquilidad del prestatario).
  • El cliente elige el tipo de cuota (mensual, trimestral, semestral), y la duración del préstamo (uno, dos, tres años…) que resulte más cómoda para él. Dedicar más de un 30% de los ingresos a la devolución y pago de deudas no es prudente ni recomendable, por esa razón CreditoParticular.es asesora al cliente sobre el tipo de cuota y la duración del préstamo que debe escoger en base a los ingresos de los que dispone.
  • El cliente elige el tipo de amortización (francesa o americana).
    • La amortización francesa es la más común, por comodidad y planificación: la cuantía de cada una de las cuotas es la misma del primer al último pago.
    • La amortización americana es un procedimiento residual en España aunque también permitimos usarla: sólo se pagan intereses durante toda la vida del préstamo, menos en la última cuota donde se realiza un último pago de intereses además de devolver todo el dinero de golpe.
  • El préstamo no será nunca por un importe superior al 30% del valor de la propiedad que el cliente deja como garantía. En el caso poco probable de un impago (nunca nos ha ocurrido) debemos cubrirnos con cierto margen operativo por si debiéramos enajenar la propiedad para poder devolver el dinero al prestador.

Cómo cancelar embargos administrativos y judiciales

Los embargos se pueden clasificar en dos tipos: los embargos administrativos (por impago de multas, impuestos a Hacienda, importes a Seguridad Social…) y los embargos judiciales ejecutados por un juez. En CreditoParticular.es concedemos créditos para la paralización y suspensión de embargos y subastas de cualquiera de los dos tipos anteriores: estudiamos y damos respuesta a tu solicitud en menos de 24 horas y si vemos que el procedimiento es viable te entregamos el dinero en las siguientes 72 horas. A continuación vamos a ver cómo funciona un procedimiento de embargo y los diferentes tipos de embargos más habituales por los que los clientes se ponen en contacto con nosotros.

¿Cómo funciona un embargo y qué se embarga?

La normativa que rige los procedimientos de embargo de bienes normalmente fija el orden de qué debe ser embargado antes en base a lo líquido que sea lo que se va a embargar. Es decir, se empezará embargando el dinero y luego se irá bajando en la escala de cosas, bienes y raíces que la administración y la ley considera que son más líquidas, es decir más fácilmente convertibles en dinero (más fácilmente “vendibles”). El orden completo y concreto que aparece en la normativa es el siguiente:

  1. Dinero en efectivo y en cuentas corrientes
  2. Depósitos y valores a corto plazo
  3. Sueldos, pensiones…(hasta el salario mínimo)
  4. Joyas
  5. Bienes inmuebles (casas, pisos, apartamentos)
  6. Intereses y rentas (ingresos por alquileres etcétera)
  7. Mobiliario, obras de arte y antigüedades
  8. Bienes muebles (vehículos, embarcaciones)
  9. Depósitos y valores a largo plazo

Como vemos, si tras embargar dinero en efectivo, depósitos y valores a corto plazo y sueldos seguimos debiendo dinero, se empezarán a embargar inmuebles y todo tipo de bienes. Lo que se recaude de la subasta lo utilizará el deudor (una administración o un particular/empresa a través de un juez) para cobrarse lo que se le debe, yendo a cargo de la persona embargada los costes del propio embargo (honorarios de la empresa encargada del embargo y todos los costes administrativos y organizativos de la subasta). Por eso decíamos anteriormente que es más caro paralizar una subasta que un embargo, porque los costes de todo el proceso siempre van a cargo del embargado y dar un paso adelante en el procedimiento no significa sino más coste.

¿Cómo cancelar un embargo?

Existen dos maneras de parar el embargo, aunque una de ellas normalmente no lo detiene sino que sólo consigue retrasar su ejecución. En la mayoría de casos, si se trata de deudas reconocidas, comprobadas e identificadas, la opción más rápida, cómoda y eficaz es la más sencilla: pagarlas.

Revisar que el embargo se ha hecho siguiendo la normativa

El primer paso a ejecutar (y que normalmente sólo sirve para ganar algo de tiempo) es comprobar que el procedimiento administrativo que ha llevado al embargo ha seguido escrupulosamente la ley de embargos. Esto es algo complejo ya que cada tipo de embargo (salarios, propiedades...) está regulado por artículos diferentes de la misma ley o incluso por normativas distintas, convirtiéndose todo ello en un galimatías administrativo y burocrático. Además si son varias las administraciones que solicitan el embargo esto puede complicar aún más la recopilación de la información necesaria. No obstante si por casualidad el procedimiento de embargo no se hecho de forma escrupulosa siguiendo la normativa esto podría llevar, como ha ocurrido en alguna ocasión, a la nulidad del embargo y la devolución de los bienes. Para que un embargo se pueda ejecutar este debe haber seguido escrupulosamente el procedimiento descrito en la Ley General de Recaudación y la Ley General Tributaria. Se deben haber enviado notificaciones, haber cumplido y expirado los plazos, se debe de haber ofrecido la posibilidad de presentar alegaciones… Si todo se ha hecho correctamente la única solución será pagar la deuda. La verificación de todo el proceso implica asumir costes de gestorías y/o abogados para que comprueben y estudien la documentación necesaria. En algunos casos en embargo se ha considerado nulo, pero si todo está en orden el desembolso de dinero habrá sido en vano y sólo habremos conseguido (con suerte) retrasar el proceso.

Cómo pagar deudas de un embargo

Liquidar la deuda que nos ha llevado al embargo es lo más simple y efectivo si se quiere cancelar un procedimiento de embargo y/o una subasta de forma casi automática. La presentación de un comprobante de pago de las deudas, que incluya los recargos e intereses de demora generados a lo largo de todo el proceso, paralizará cualquier procedimiento de embargo incluso si los mismos bienes ya se encuentran dentro de un programa de subasta pública.

Préstamos para cancelar embargos de hacienda

En CréditoParticular.es hemos concedido cientos de préstamos para paralizar embargos de Hacienda. El procedimiento de embargos que sigue Hacienda es prácticamente idéntico al que siguen todas las administraciones dependientes del estado. Puedes estar seguro que la administración siempre va a cobrar sus deudas, tiene las herramientas para hacerlo y tiene la facultad de cobrarlas del modo que considere más oportuno. Los dos métodos que utiliza Hacienda para el cobro de tributos atrasados son dos:

  1. A través de la exigencia de los pagos de impuestos atrasados mediante el procedimiento de apremio, que significará pagar también recargos e intereses de demora.
  2. Mediante el embargo de nóminas, ingresos y cuentas bancarias -cuando se ignora el procedimiento de apremio- hasta que se haya pagado la deuda.

Normalmente en personas que disponen de un salario o ingreso (una pensión o subvención) Hacienda cobra sus deudas mediante el embargo de una parte de la nómina o pensión. El pagador (la empresa que paga la nómina, el empresario…) recibirá una notificación denominada Diligencia de Embargo, informándole de su obligación de retener las cantidades descritas en el documento de acuerdo a la situación personal del deudor y hasta que se haya pagado toda la deuda. Existen unos mínimos de ese salario que no son embargables, es decir, la normativa obliga a Hacienda a dejarle a la persona una cantidad igual o superior al Salario Mínimo Interprofesional. Dependiendo de la situación personal de cada contribuyente (salario que percibe, hijos a cargo, cargas familiares…) la cantidad podrá variar.

En el caso de no poder efectuar el cobro total a través del embargo de salarios e ingresos (por ejemplo por no disponer la persona de ningún tipo de ingreso, renta o pensión), en última instancia Hacienda se cobrará la deuda mediante el embargo de bienes muebles (joyas, vehículos, embarcaciones…) e inmuebles (propiedades inmobiliarias) y la posterior subasta pública de los mismos.

Préstamos para cancelar embargos de seguridad social

Los embargos procedentes de Seguridad Social funcionan a nivel operativo de forma exactamente igual a los embargos de Hacienda. Aunque existen sutiles diferencias que no hace falta mencionar ni detallar (los embargos a solicitud de Seguridad Social están regulados por otra ley distinta a la de los embargos de Hacienda, aunque en ambas se diga casi exactamente lo mismo), una solicitud de embargo de Seguridad Social es el procedimiento posterior a la prescripción del período voluntario de pago. Igual que en los embargos de Hacienda, en el caso de deudas no satisfechas con Seguridad Social se sigue el mismo esquema:

  1. Se notifica mediante apremio a que se paguen las cantidades debidas
  2. Cuando se ignora el procedimiento de apremio se inicia el procedimiento de embargo de sueldos y/o rentas/pensiones.

En los embargos de Seguridad Social, en el momento de iniciarse el procedimiento ejecutivo del embargo se devengan (añaden) unos cargos sobre la base del total de lo que se debe, de entre el 20% y el 35%, de cara a cubrir los costes administrativos del propio embargo. Por esa razón es importante no llegar nunca a la fase de embargo si no queremos incurrir en más coste aún. La fase de subasta significará más coste todavía.

Exactamente igual al caso de los embargos de Hacienda, los embargos de Seguridad Social podrán ser impugnados y anulados si se demuestra que no se han seguido los pasos y procedimientos descritos dentro de la normativa. Esto rara vez ocurre: la administración se asegura de efectuar los procedimientos escrupulosamente para que ningún procedimiento de embargo se considere nulo. Si la Seguridad Social no consigue cobrar las deudas mediante la retención y embargo de una parte de esos ingresos, se procederá al bloqueo y traba administrativa de los bienes inmuebles y muebles del deudor, su valoración y su posterior venta. El deudor puede presentar alegaciones si considera que esos bienes se han tasado a la baja o no han sido valorados de forma correcta. Cuando se haya satisfecho la deuda el resto de bienes quedarán de nuevo liberados, es decir, se alzará el embargo sobre los mismos y serán retornados al deudor y el procedimiento se considerará finalizado.

Préstamos para cancelar embargos de ayuntamientos

Los embargos procedentes de ayuntamientos pueden diferir un poco en cuanto a la forma en que se ejecutan por dos razones primordiales, que son las siguientes:

  1. Primeramente se debe determinar a qué corresponde la deuda y después el ayuntamiento actuará en base a la normativa que regula esa deuda. Es decir, el procedimiento será algo diferente dependiendo de si se trata por ejemplo, de multas de tráfico o aparcamiento o de impago de impuestos y tributos municipales.
  2. Además las ordenanzas y normativas fiscales de cada ayuntamiento pueden ser diferentes entre sí (normalmente lo son) haciendo que un embargo se ejecute de forma ligeramente distinta dependiendo del ayuntamiento y el instituto municipal de Hacienda que lo ejecute.

En la mayoría de ocasiones los embargos de ayuntamientos se realizan mediante la retención de cantidades en la cuenta bancaria del deudor, a la vez que se recibe la diligencia de embargo que contiene la información detallada y explicada de los importes y deudas que se deben cubrir. Los embargos de ayuntamientos prosiguen, como en cualquier embargo, a una provisión de apremio (avisos reiterados de que existe una deuda) que no se ha atendido.

Todos los ayuntamientos permiten el pago a plazos de la deuda, fraccionando los pagos durante un periodo de tiempo a elección del deudor (con ciertos límites en base a cantidad, fraccionamientos incumplidos anteriormente…).

El embargo de sueldos, salarios y pensiones, igual que en el caso de los embargos de Hacienda, debe respetar ciertos límites en base al Salario Mínimo Interprofesional. Por ejemplo, los tramos fijados por el Ayuntamiento de Barcelona para la ejecución de embargos que son de su competencia son los siguientes:

Cuantía de la percepción

%

El primer tramo del SMI

0

2º tramo SMI

30%

3º tramo SMI

50%

4º tramo SMI

60%

5º tramo SMI

75%

6º tramo SMI (resto de la cantidad)

90%

Alegaciones a los embargos de ayuntamientos

Todos los ayuntamientos permiten presentar alegaciones a un proceso de embargo si el deudor considera que hay un error o que no se ha realizado el proceso en base a la normativa. Los motivos más habituales por los que un deudor presenta alegaciones al instituto municipal de Hacienda de su ciudad suelen ser porque:

  1. La deuda ya está extinguida y no es reclamable por parte del Ayuntamiento.
  2. El deudor no ha recibido la notificación de provisión de apremio necesaria y previa a la ejecución del embargo.
  3. El deudor considera que el procedimiento de embargo ha incumplido la norma reguladora que fija la Ley General Tributaria.

Para presentar alegaciones se deberá consultar la normativa específica de cada ayuntamiento y hacerlo dentro del plazo previsto por la ley.

Pide un préstamo para evitar un embargo municipal

Contacta con CreditoParticular.es para evitar embargos de tu ayuntamiento por el impago de tributos y multas. En la gran mayoría de ocasiones resulta más cómodo devolver un crédito que ver embargado gran parte del sueldo hasta el pago de la deuda.

Préstamos para cancelar embargos de bancos

Los embargos de bancos difieren de los embargos administrativos en que los primeros se producen cuando la entidad bancaria emprende acciones legales contra nosotros y es un juez (y no una administración pública) el que da la orden de ejecución de ese embargo. Un embargo bancario se considera por tanto un embargo judicial, ya que quien reclama la ejecución del embargo no es una administración sino una empresa privada a través de un juzgado por incumplimiento de un contrato de préstamo.

Tipos de impagos bancarios que causan embargos

Los préstamos de un banco que pueden llevarnos a embargo por no pagar las cuotas deben diferenciarse en dos tipos: los préstamos hipotecarios y los préstamos personales.

Impago de préstamo hipotecario

En el caso de un préstamo hipotecario (una hipoteca) muchas entidades llegan al acuerdo de ejecutar una dación en pago, es decir, que el cliente moroso entregue la propiedad al banco en el caso de impago, la entidad venderá la propiedad o la subastará, cobrará lo debido y dará por extinguida la deuda de ese modo. El problema cuando se trata de una empresa o autónomo y el inmueble es vital para llevar a cabo su negocio es que la dación en pago significa no poder continuar con la actividad y tener que echar el cierre, dejando muchas veces por pagar deudas con administraciones por no poder continuar con la actividad.

Impago de préstamo personal

El caso de los préstamos personales es más complejo, ya que en la gran mayoría de ellos se firma la denominada garantía personal, es decir, el cliente ofrece como garantía todos sus bienes presentes y futuros cuando firma el contrato. Por tanto, en el caso de préstamos personales por cantidades elevadas nos podemos ver en serias dificultades ya que el banco puede reclamar cantidades impagadas mediante el embargo de todo tipo de bienes. Eso además seguramente irá acompañado de un registro en ASNEF o RAI lo que nos impedirá pedir préstamos en el futuro, financiar compras y un largo etcétera de dificultades a la hora de obtener financiación o contratar servicios de telefonía o suministros.

Mucho que perder: llega a un acuerdo de pago con el banco

Para evitar llegar al punto de perder un inmueble que nos resulta necesario para el funcionamiento de nuestra empresa, ver embargadas nóminas, sueldos, vehículos y todo tipo de bienes y en los casos más graves salpicar a terceros que han actuado para nosotros como avalistas (familiares directos, amigos cercanos...) y que a nivel legal y a ojos del banco también serán responsables por el impago del préstamo, lo más sensato es llegar a un acuerdo de devolución de las cantidades adeudadas con el banco y presentarle un plan de pago. La opción más recomendable siempre es evitar que se inicie un proceso judicial de embargo, y si presentas y acuerdas con la entidad un plan de pago lógico y sensato el banco paralizará el embargo sin dudarlo. CreditoParticular.es podemos otorgarte un préstamo para cancelar la ejecución de embargo y usar ese dinero para negociar un plan de pago con el banco, liquidar la deuda y poder concentrarte en devolver un sólo crédito.Como parar un embargo judicial

Un embargo judicial, como hemos visto en el apartado anterior de embargos de bancos, no es más que un proceso de embargo de bienes ejecutado a través de un juzgado. Un embargo judicial puede estar sujeto a cualquier jurisdicción (tener varias causas): civil, laboral, administrativa e incluso penal. Cada una de las jurisdicciones tiene su propia normativa y funcionamiento y no vale la pena entrar a detallar cada uno de ellas para ahorrarnos confusiones innecesarias. El embargo judicial más común es el que se produce por la vía civil.

Buscar apoyo profesional

Todos los embargos judiciales funcionan a grandes rasgos de la misma forma, que pasamos a detallar a continuación. En cualquiera de los casos recomendamos realizar todo el proceso acompañado de un experto en ejecuciones judiciales o embargos

Fase de ratificación de deuda

Primero se origina un procedimiento de ratificación de deuda impagada, donde simplemente el acreedor demuestra que existen una serie de impagos por algún tipo de motivo y se ofrece el pago de las cantidades junto con los intereses y costes de demora previstos. Si no se pagan las cantidades debidas se inicia el procedimiento de ejecución de la deuda al no haber sido satisfecha de forma voluntaria previamente.

Fase de investigación patrimonial

En esta segunda fase es cuando se iniciará el proceso de embargo, mediante una investigación patrimonial para determinar qué bienes posee el deudor y cuál sería el valor de los mismos. Si hemos llegado a este punto es muy recomendable hacerlo acompañado de un abogado o un profesional que nos pueda asesorar sobre cada uno de los pasos a ejecutar y que así podamos ser parte activa del procedimiento y presentar las alegaciones y pruebas en defensa nuestra. Como hemos dicho en apartados anteriores se clasificará el patrimonio del deudor en base al principio de liquidez o facilidad de venta, siendo lo primero en ser embargado el dinero y las cuentas corrientes de todo tipo. En la fase de investigación patrimonial un abogado o especialista en ejecuciones y embargos nos ayudará a que la valoración de los bienes de los que disponemos se haga por su valor real sin valorar nada a la baja, hecho que causaría un perjuicio todavía mayor para nosotros.

Ofrecer un plan de pago detiene el proceso

En cualquier tipo de embargo judicial negociar con el acreedor una forma de devolver el dinero y ofrecerle un plan de pago realista normalmente detiene de forma automática la ejecución del embargo. Embargar a una persona es complejo a nivel administrativo ya que se debe valorar primero y subastar después el patrimonio de una persona, lo que puede alargar el proceso durante meses o incluso años. En la mayoría de ocasiones tampoco se trata de una situación agradable a nivel humano y personal. Por esas razones cualquier acreedor siempre preferirá negociar una forma de pago a base de prorrogar o mejorar las condiciones de devolución antes de iniciar un complejo procedimiento de embargo que en la mayoría de ocasiones es de gran complejidad administrativa y operativa. Contacta con CreditoParticular.es ahora y estudiaremos tu caso sin compromiso.

Como parar una subasta judicial

La subasta es el último paso antes de extinguir la deuda que nos ha llevado a un proceso de embargo de bienes. Sin embargo hasta el mismo día de la subasta ésta se puede detener si el acreedor (el banco, la empresa a quién debemos dinero...) cobra la deuda o se consigue cerrar y pactar un acuerdo de pago de la misma. El pacto puede ser de cualquier tipo, por ejemplo:

  • Extinguiendo la deuda que nos ha llevado a subasta y pactando un nuevo préstamo y plazos de devolución de este.
  • Acordar con el acreedor de vender los bienes externamente a la subasta para obtener un beneficio superior y más acorde al precio de mercado, usando ese dinero para liquidar la deuda.
  • Pidiendo una prórroga en la ejecución y los plazos de devolución de la deuda, por ejemplo por estar pendiente de recibir un ingreso a corto plazo con el que devolver el dinero (pudiendo demostrar que eso es verídico).

Cómo se programa y ejecuta una Subasta Judicial

Recordemos que la subasta es el último paso de cualquier proceso de embargo, donde se pone a la venta el bien o bienes del deudor para poder pagar la deuda. Para organizar una subasta hace falta realizar diferentes pasos que describimos a continuación.

Formación de lotes para celebración de la subasta

Lo primero que se realiza previamente a la celebración de la subasta como tal es la formación de los lotes de la subasta por parte del secretario judicial encargado de representar al juez que está a cargo de la instrucción. Antes de la formación de los lotes de subasta el secretario judicial o el juez emplazarán a las dos partes (demandante y demandado) a que presenten alegaciones sobre la formación de esos lotes. El inmueble entrará seguramente dentro de una especie de “pack” de inmuebles y se subastará junto con otros bienes igualmente embargados. La subasta nunca se celebrará si es bastante previsible que no se recupere ni tan solo los gastos originados por la organización de esa misma subasta.

Convocatoria oficial de subasta judicial

Una vez se haya fijado el precio de los bienes de la forma más ajustada posible el secretario judicial acordará la convocatoria de la subasta del/los inmuebles, fijando las condiciones de la misma y la forma de llevarla a cabo. A la vez que se fija el precio de los bienes se comunicará a los arrendatarios y ocupantes de la vivienda la ejecución de la subasta en la fecha y hora prevista, así como del modo previsto. En la información de cada inmueble constará la situación de posesoría de ese inmueble (si se encuentra ocupado, desocupado…) describiendo con el máximo posible de detalle la situación actual de la vivienda o local. También se describirá la petición que haga el demandante (quien ejecuta la orden judicial) de lo que debe ocurrir con los ocupantes del inmueble o conjunto de inmuebles en el caso de estar habitados o en uso.

Ejecución y desarrollo de la subasta judicial

Actualmente la forma más común de organizar subastas es de forma electrónica y telemática a través del portal de subasta del Ministerio de Justicia. A través del portal de subastas se fija una postura (se hace una puja) por cada uno de los conjuntos de bienes, ya sea de forma individual o por lotes en el caso de que así fuera. Una vez recogidas todas las posturas (pujas) la subasta finaliza.

Una subasta puede finalizar de varias formas, que pasamos a enumerar ahora:

  1. Pujas mayores al 70% del valor: la subasta se cerrará y aprobará en favor del mejor postor, que deberá ingresar el valor de la postura (puja) en un periodo máximo de 40 días. Existe la posibilidad de pagar el bien a plazos.
  2. Pujas menores al 70% del valor: cuando la mejor postura (puja) sea menor al 70% del valor el deudor tiene derecho a presentar, en un periodo no superior a diez días, un tercero que mejore la puja.
    1. Si el deudor no encuentra a nadie que pueda presentar una mejor puja se aprobará la puja al mejor postor siempre que esta supere el 50% del valor de tasación y que se cubra la deuda más las costas de todo el proceso de embargo y subasta.
    2. Si el apartado anterior tampoco se cumpliera el Secretario Judicial encargado de la Subasta decidirá entonces, al escuchar las posturas de ejecutante y ejecutado, si aprueba la subasta o no, en base a si se cubre la deuda y ambas partes se dan por satisfechas.
  3. Suspensión de la subasta: en cualquier momento anterior a la aprobación del remate y cierre de la subasta se deja abierta la posibilidad para que el ejecutado pague la deuda que incluya el principal, intereses de demora y costas de embargo y subasta y libere sus bienes
  4. Aprobación de la puja y adjudicación: si el deudor no ejerce su derecho fijado en el apartado anterior se adjudicará el bien al mejor postor y se cerrará la subasta.

Detener una subasta es posible

Como hemos comentado anteriormente, dentro de todo el proceso de impago, embargo y subasta, el acreedor siempre estará dispuesto a pactar una forma de cobrar el dinero antes de llegar a la última opción que es la subasta, en la que no sabe si obtendrá todo el dinero que se le debe ni por cuánto conseguirá enajenar los bienes embargados.

Ofrece un plan de pago al juez o representante judicial

En todos los procesos de embargo y posterior subasta tienen que estar presentes los jueces que están a cargo de cada una de las instrucciones y diligencias de embargo, o en su defecto alguno de los representantes. Si se presenta un plan de pago efectivo o una forma de devolver el dinero el representante judicial detendrá la subasta y programará una reunión de conciliación para que las dos partes puedan llegar a un acuerdo de pago

Pide un préstamo para parar una subasta judicial

En CreditoParticular.es estamos especializados en parar subastas judiciales hasta el mismo día de ejecución de la subasta. Lo único que debemos hacer es lo siguiente:

  1. Tasar la propiedad objeto de subasta
  2. Tipo de embargo y causas
  3. Cantidades que se adeudan para calcular plan de pago viable
  4. Plazo y situación el que se encuentra el proceso

Ponte en contacto con CreditoParticular.es

Ponte en contacto con nosotros y no dejes que el proceso siga su curso sin contar con el soporte de un profesional que te guíe en todo el proceso y te ofrezca una salida viable a la situación. Estar en situación de impago no es un callejón sin salida del que no se pueda salir.

Como parar una ejecución hipotecaria

Si a causa de un embargo has sido notificado que se va a iniciar contra tí un procedimiento de ejecución hipotecaria, que con toda probabilidad va a terminar con una subasta de los bienes que te embarguen para pagar la deuda, vamos a describirte cómo actuar en esta situación. La ley de embargos está diseñada para que el acreedor pueda cobrar el dinero que se le debe, aunque debes saber que tú como deudor también tienes derechos y puedes presentar alegaciones durante todo el proceso.

Parar la ejecución pagando la deuda

Muchas veces un banco da inicio a un proceso de ejecución hipotecaria en el mismo momento que se produce la demora en el pago de uno o varios recibos. La entidad bancaria busca acelerar y agilizar procesos de cobro y el inicio inmediato de un proceso de embargo judicial es uno de los modos que utiliza el banco para presionar al deudor. En los casos en los que el banco “ tiene prisa”  lo más conveniente es pagar la deuda junto con los intereses de demora. Si eso no se produce será un juez el que requiera el pago previamente a iniciar el proceso de embargo como tal. Iniciar un proceso de embargo añade más coste a la deuda inicial, igual que se vuelve a cargar más coste cuando después del embargo se inicia la subasta: con cada paso que damos en el proceso añadimos algo más de coste al mismo. Por esa razón llegar a una situación de ejecución hipotecaria o embargo es la última opción que debemos valorar.  En última instancia, el proceso de subasta añadirá aproximadamente un 20% de recargo a la deuda por las propias costas de la subasta (que también van a cargo de quién debe el dinero). No importa en qué punto del proceso de ejecución hipotecaria nos encontremos, el pago de la deuda siempre extinguirá el despacho de ejecución del embargo y la reclamación judicial que lo ha iniciado. Las ejecuciones hipotecarias se rigen por la Ley de Enjuiciamiento Civil 1/2000 que marca que aun habiendo sido extinguida la deuda, el deudor también ha de sufragar las costas de todo el proceso iniciado.

Llegar a un acuerdo para parar la ejecución hipotecaria

Deja constancia de todos los pagos

Tanto si consigues llegar a un acuerdo de pago con el ejecutante del embargo o desahucio a cambio de no realizarlo o realizas cualquier tipo de pago a cuenta para comenzar la devolución del dinero, te recomendamos siempre que pongas en conocimiento del juzgado este tipo de operaciones. Mientras el juzgado no diga lo contrario la ejecución hipotecaria no se paralizará ni se levantará el embargo sobre los bienes, pudiendo seguir generándose gastos de los que deberías responder. También es importante saber que en el caso de entregar cualquier tipo de cantidad de dinero a través de la cuenta del Juzgado abierta a causa de la ejecución hipotecaria, este dinero se utilizará para el pago de las cantidades iniciales, que a su vez reducirán el importe de los intereses de demora. Estos pagos sólo servirán para liquidar intereses de demora una vez esté liquidada la deuda principal. También es bastante importante no entregar ninguna cantidad de dinero directamente al acreedor sin que este entregue el recibo correspondiente indicando el concepto al que se va a aplicar ese dinero. Es importante anotar que cualquier entrega monetaria  para parar la ejecución hipotecaria se destina al pago de la deuda que ha generado dicha ejecución.

Si no puedes pagar, pacta

Como deudor tienes el derecho de pedir al tribunal o juzgado encargado del proceso de convocar una comparecencia con el acreedor a fin de pactar el modo de liquidar la deuda de otros modos, como por ejemplo vendiendo los bienes de la forma más eficaz para pagarla. Si el acreedor estuviera de acuerdo y el juzgado no encontrase motivos razonables para no denegarla seguramente acordará la comparecencia sin que eso signifique suspender la ejecución hipotecaria. Una comparecencia es una muy buena oportunidad para negociar la forma de pago y exponer al acreedor y al tribunal las razones por las que se ha producido el impago y tu buena voluntad de terminar con todo el proceso de forma satisfactoria. El acreedor que ha iniciado todo el proceso de ejecución hipotecaria puede negarse sin motivo a acudir a la comparecencia, ya que legalmente no está obligado a ello. Sin embargo el deudor puede denunciar este hecho por abuso de derecho, así que normalmente esta situación no suele ocurrir. El negarse a acudir a la comparecencia para llegar a una conciliación puede ser visto por el juzgado como negativo ya que la normativa marca claramente que todos los intervinientes en procesos judiciales se deben ajustar en sus actuaciones a la regla de actuar de buena fe, estando obligados los tribunales a rechazar peticiones o actitudes que denoten abuso de derecho o fraude de ley (como el no querer acudir a una comparecencia de acuerdo de pago).

Vender externamente para evitar la subasta

En la comparecencia el deudor tiene derecho a exponer de forma práctica la forma en que va a proceder a vender los bienes, obteniendo un beneficio mayor de los mismos que el que se obtendría mediante un procedimiento de subasta. También puede presentar a una persona que se comprometa a comprar dichos bienes, consignándolos o afianzándolos por un precio mayor al que previsiblemente se obtendría en una subasta. En la comparecencia por tanto el deudor es libre de exponer cualquier otra forma de pago que liquide la deuda. Si durante la comparecencia se llega a un acuerdo de conciliación sobre las cantidades debidas el juzgado pondrá la ejecución hipotecaria en suspensión respecto del bien o bienes (vivienda, vehículo, inmuebles…) objeto del acuerdo. Cuando el acuerdo se haya cumplido el juzgado archivará la demanda de ejecución hipotecaria, finalizando el proceso de embargo de bienes y evitando la subasta de los mismos. Si por el contrario el acuerdo al que se llegó en comparecencia extraordinaria no se cumple o lo hace sin ajustarse a los términos establecidos y convenidos, el acreedor seguramente pedirá al juzgado la reapertura de la ejecución hipotecaria y que se proceda automáticamente a la subasta pública de los bienes embargados. Si el juez observa buena fe por parte del deudor y voluntad de devolver el dinero y liquidar la deuda, podría llegar a moderar las consecuencias económicas derivadas del embargo y la subasta de los bienes. Por ejemplo, en el anteriormente mencionado caso de vender externamente el bien a precio real de mercado para obtener mayor dinero de él, el juzgado pondrá un periodo de demora del pago de los embargos mientras una empresa especializada trata de vender los bienes al mejor precio posible partiendo de la situación actual del mercado.

Comprobar si existe la cláusula de “Vencimiento Anticipado”

El artículo 693 de la Ley de Enjuiciamiento Civil marca que el acreedor podrá reclamar la cantidad total de lo que se debe por capital y los intereses de demora relativos al impago de alguno de los plazos de devolución. Esto significa que el banco o el acreedor puede reclamar no solamente las cuotas impagadas sino la cantidad total por la que se ha firmado el crédito o préstamo hipotecario. Esto evidentemente es una cantidad de dinero, en la mayoría de los casos, infinitamente superior a lo que la persona que debe el dinero puede atender. La no existencia de una cláusula de vencimiento anticipado (no es común) permitirá oponernos como deudores al pago de aquellas cuotas que todavía no sean reclamables por no haber llegado la fecha de vencimiento de las mismas dentro del cuadro de amortización del préstamo. Esto puede comprobar acudiendo al registro de la propiedad y buscando la información relativa al inmueble sobre el que pesa el préstamo. Si existiese la claúsula de vencimiento anticipado también se recomienda recurrirla, alegando que de forma evidente no se puede pagar la cantidad de dinero debida solamente por el impago de un cierto número de cuotas.

Oponerse a la ejecución hipotecaria

En un procedimiento de ejecución hipotecaria sólo se aceptará la oposición a la misma cuando esta se haya ejecutado en base a alguna de las siguientes dos causas:

  1. Porque se ha extinguido la obligación. En estos casos será obligatorio presentar el certificado del Registro de la Propiedad donde aparezca la extinción de la hipoteca o la escritura pública con la carta de pago de la misma.
  2. Porque hemos detectado un error en la cantidad exigible. Se deberá presentar una copia de todos los pagos realizados para comprobar donde está el error en las diferencias de saldo contable entre el deudor y el acreedor.

Reclamar posteriormente a la subasta y venta

En algunos casos con la venta del inmueble o la finca no se cubre la devolución de toda la deuda. En aquellas situaciones en las que la venta fuera insuficiente para cubrir el importe por el que se reclama el embargo, el acreedor puede pedir el embargo de más bienes por la cantidad que falta. En el caso que eso suceda la ejecución hipotecaria no se dará por terminada sino que continuará su curso en base a las normas aplicables. Por esta razón es muy importante llegar a un acuerdo con el acreedor, ya sea mediante un procedimiento de conciliación o mediante la petición de comparecencia (que hemos mencionado anteriormente) para exponer tu propuesta a la entidad bancaria o a quién te haya dejado el dinero. En este acuerdo se debe exponer de forma clara qué ocurrirá tras la venta y qué puede reclamar el acreedor tras la misma.

Como parar un lanzamiento judicial

Los lanzamientos judiciales son una de las situaciones que más han dado de hablar durante los últimos años. Si no has escuchado nunca la expresión “lanzamiento judicial” seguro que te suenan más las expresiones “desalojo” o “desahucio”. Son diferentes fases de un mismo proceso: el de desalojar a alguien de un inmueble o de su bien para pagar una deuda. No en vano los desahucios han sido muy frecuentes durante unos años, muchas familias se han visto envueltas en desahucios perdiendo la vivienda y quedándose sin ningún sitio a donde ir. El nacimiento de asociaciones como PAH puso de manifiesto que los lanzamientos judiciales generaban una situación de desamparo e inseguridad habitacional que debía ser solucionada.

Aunque los lanzamientos judiciales que más repercusión mediática tienen son los que se ejecutan sobre viviendas un lanzamiento judicial puede ser ejecutado sobre cualquier tipo de propiedad (viviendas, locales comerciales, terrenos, solares, garajes…).

Diferencias entre ejecución y lanzamiento

Aunque una ejecución hipotecaria y un lanzamiento judicial son parte de un mismo proceso, la ejecución precede al lanzamiento. El lanzamiento es, específicamente, cuando se acude a la vivienda para desalojar a sus ocupantes y que el acreedor recupere el control de la misma.

Consecuencias de un lanzamiento judicial o desahucio

El lanzamiento judicial supone que los ocupantes o propietarios de una vivienda o un bien van a ser expulsados de su interior o retirada la propiedad del mismo por la fuerza. El inmueble pasará entonces a manos del titular o bien a manos del nuevo propietario (en caso de tratarse de una operación de compra-venta).

Cómo se efectúa un lanzamiento judicial

En España la forma de proceder y protocolo de actuación frente a desahucios no se encuentra fijado en ninguna normativa, sin embargo lo más habitual es que se lleve a cabo bajo la orden de un juez. El juez no se encuentra presente en el momento de la ejecución del lanzamiento sino que hay presente una comisión judicial formada por un funcionario público que actúa como representante del mismo juez y otro funcionario que documenta el procedimiento llevado a cabo. Este documento de actuación se conoce como Diligencia de Lanzamiento.

A la hora de proceder a un lanzamiento judicial acuden normalmente las siguientes figuras:

  • Comisión Judicial formada por los funcionarios anteriormente descritos
  • Fuerza pública en el caso de ser necesaria (policía y fuerzas del orden)
  • Cerrajero o experto en apertura de puertas para poder acceder al interior de la vivienda sin causar daños
  • El demandante que ha iniciado el proceso de lanzamiento o en su defecto un representante del mismo

Derechos y deberes frente a un lanzamiento judicial

A la hora de ejecutar el lanzamiento judicial como tal existirán diferentes modos de actuación dependiendo de si el inmueble se encuentra ocupado o no y qué derechos tienen los ocupados. Por ejemplo en el caso de tratarse de colectivos en riesgo de exclusión (todos los ocupantes están en paro, alguno de los ocupantes tiene un grado de minusvalía o necesita cuidados) o de haber niños junto con los ocupantes (familias con niños, familias numerosas, familias monoparentales) la expulsión de los inquilinos no podrá realizarse. También si se trata de inmuebles sobre los que recae un contrato de arrendamiento o se encuentran en alguna situación especial. Los supuestos son muchos y no pasaremos a enumerarlos todos aquí.

Detener el lanzamiento allí mismo

La ley 37/2011 articuló un nuevo sistema de actuación frente a lanzamientos judiciales y permite el pago de la deuda en cualquier momento previo al inicio de las diligencias judiciales y posterior a este. De hecho, como hemos visto en otros apartados, incluso si el bien se encuentra ya dentro de una subasta el deudor tiene todavía derecho a recuperarlo ofreciendo una puja más elevado a la mayor puja realizada. Desde CreditoParticular.es no recomendamos llegar al punto de perder el bien por culpa del lanzamiento, ya que una vez expulsados del inmueble o perdido el bien el acreedor estará menos dispuesto a sentarse a negociar una solución con nosotros y preferirá continuar con el proceso de subasta.

Créditos para parar lanzamientos judiciales

Si presentamos un plan de pago podemos parar el lanzamiento judicial en casi cualquier momento y sin importar en qué fase se encuentre. El secretario judicial escuchará y anotará dentro de la diligencia de actuación del lanzamiento la oferta realizada. Por esa razón recomendamos siempre acordar el pago de la deuda. Ponte en contacto con CreditoParticular.es para detener un lanzamiento judicial, liquidar la deuda y proceder a devolver nuestro préstamo del modo que te sea más cómodo.

Deja un comentario

Scroll Up