Imagen cabecera

Capital privado

Préstamos de capital privado

Los préstamos de capital privado se han convertido en una de las alternativas de crédito más utilizada durante los últimos años. Sobre todo desde que estallara la crisis en el 2008. A partir de entonces los bancos, que eran el referente por antonomasia de la concesión de créditos, dejaron de ofrecer financiación. No sería hasta muchos años después cuando el Banco Central Europeo obligara de nuevo a los bancos a mover el dinero.

Sin embargo hasta que las medidas del BCE no entraron en vigor alrededor del 2016, la financiación por parte de los bancos se convirtió en una tarea imposible. Tanto para particulares como para empresas. Y precisamente en ese contexto económico fue cuando empezaron a surgir con más fuerza otras alternativas de crédito. Opciones que siempre habían estado presentes pero que nunca habían tenido tanta importancia en la economía de nuestro país.

Sería alrededor de 2012 cuando los préstamos de capital privado comenzaron a convertirse en una alternativa real y muy atractiva para todo tipo de clientes. Y precisamente en ese marco histórico apareció Crédito Particular. Empresa de capital privado que opera en España desde el año 2012 bajo la regulación del Ministerio de Sanidad y Consumo.

En Crédito Particular nos hemos especializado en ofrecer créditos de capital privado por medio de préstamos con garantía hipotecaria. Nuestros productos se caracterizan por:

  • la rapidez de concesión,
  • los intereses ajustados,
  • plazos de amortización extensos
  • y los importes elevados.

¿Te gustaría saber más sobre este tema? En ese caso, sigue leyendo.

Solicita ya tu préstamo

  • Préstamos a partir de 6.000€ (mínimo).
  • Sin límite de capital.
  • Imprescindible una propiedad como garantía.
  • Hasta 10 años de devolución.
  • Cómodas cuotas mensuales.
  • No importa Asnef.
  • Respuesta en 1 hora.
  • No importa nómina ni si está en paro.
  • Sin pagos por adelantado.
  • Carencia de hasta 5 años.
  • No cobramos nunca por adelantados.
  • No tiene que justificar sus ingresos.

Fácil, rápido y seguro

Rellena el formulario o llámanos!

Solicitud

Solicitud de préstamo

Pre-aprobación del préstamo en tan sólo unos minutos

Estudio en
10 min

Estudio en 10 minutos

Comprobación de la documentación y aprobación final

Envío de
documentación

Envío de documentación

Recopilación de todos los datos y tramitación del préstamo

Preparación
de firma

Preparación de firma

Informe de tasación por una empresa regulada por el Banco de España

Tasación

Tasación

Tu préstamo disponible en 72 horas

Firma

Firma

Contacto

Solicitud de préstamo

Contacta con nosotros para tener más información sobre nosotros y nuestros servicios

¿Cómo funcionan los créditos privados?

Uno de los principales problemas que nos encontramos cuando solicitamos financiación a una entidad de crédito tradicional son los plazos dilatados y la complicación en cuanto al papeleo. En el caso de nuestros créditos todo este tipo de aspectos están muy pulidos para lograr que el cliente obtenga su préstamo de manera rápida, sencilla y eficaz. Solo es necesario llevar a cabo los siguientes pasos:

Ser propietario de un inmueble

Al tratarse de créditos privados con garantía hipotecaria es necesario que el solicitante sea propietario de un inmueble. Este ha de ser susceptible de venta y estar libre de todo tipo de cargas e hipotecas. Esta propiedad actuará como garantía para poder conceder el préstamo. Independientemente de la situación financiera del cliente.

El valor del inmueble será el que marcará el importe máximo del préstamo. De esta manera tendrás la oportunidad de disponer desde un mínimo de 6.000 € hasta el 25 % del valor de mercado de la propiedad.

Tener claro qué es lo que necesitamos

Para poder solicitar un préstamo, sea del tipo que sea, has de conocer tus necesidades financieras y tu situación económica. Antes de pedir dinero debes de plantearte las siguientes preguntas: ¿Es indispensable que solicite un préstamo? ¿Puedo hacer frente a mi coyuntura económica en pocos meses sin necesidad de acudir a un prestamista? ¿Para qué necesito el préstamo? ¿Podré devolverlo posteriormente? ¿Qué plazo sería el más conveniente para mí?

Todas estas cuestiones te ayudarán a comprender tu situación y sopesar la necesidad económica que tienes.

Contactar con el equipo de Crédito Particular

En caso de que el préstamo de capital privado sea tu solución a estas preguntas, será el momento de contactar con nuestros expertos. Para ello puedes hacerlo de dos maneras.

  • Por medio del teléfono 930 13 04 16.
  • Rellenando el formulario que encontrarás en nuestra página web.

En ambos casos te pondremos en contacto con un asesor financiero que te orientará sobre el producto más adecuado para tu situación.

Comprobar si el préstamo ha sido aprobado y comenzar a recopilar los documentos

Ahora que ya sabemos qué necesitas es el momento de valorar tu petición de crédito y comprobar si es aceptable. En menos de 10 minutos recibirás una notificación por parte de nuestro equipo para que sepas si el préstamo sigue adelante. En caso afirmativo tendrás que reunir la siguiente documentación. No te preocupes, toda puede conseguirse desde la comodidad de tu hogar y enviarse por correo electrónico a través de Internet:

  • Copia de la cuenta corriente y DNI.
  • Nota Simple del Registro de la Propiedad. Para obtener este documento no tendrás que salir de casa. Puedes hacerlo a través de internet y en menos de 24 horas lo tendrás correctamente visado en tu bandeja de correo electrónico.
  • Copia de las escrituras.
  • Último recibo del IBI.
  • Copia del seguro de hogar bien cumplimentado y en regla.

Esto será suficiente para poder formalizar tu expediente y poder preparar los documentos de cara a la firma del contrato.

Realizar la tasación oficial de la propiedad

Ahora que ya tenemos toda la documentación reunida y clasificada deberemos de comprobar el valor de mercado del inmueble para calcular el importe máximo de tu préstamo. Recuerda que podremos ofrecerte desde un mínimo de 6.000 € hasta un máximo que equivalga al 25 % del valor de mercado de tu propiedad.

En Crédito Particular nuestros expertos serán los encargados de buscar una empresa oficial de tasación que lleve a cabo este proceso. En poco tiempo obtendremos los datos necesarios para que tú no tengas que hacer nada más que decidir la cantidad de préstamo. Siempre te asesoraremos para que no pidas más de la cuenta. Recuerda que se trata de un crédito y que incluye intereses. Lo que implica un mayor gasto a la larga.

Firmar ante notario

Una vez dispongamos de toda la información necesaria, y hayamos llegado a un acuerdo en cuanto a capital a prestar, plazos de devolución, importe de las cuotas e intereses, será el momento de dejarlo todo por escrito junto con el resto de condiciones.

Todo préstamo ha de quedar reflejado en un contrato que, a su vez, debe de ser firmado ante notario. El notario es el profesional que se encarga de dar lectura al contrato en presencia de ambas partes y de explicar cualquier dato que no haya quedado claro.

Si quieres, y para que te sientas todavía más cómodo, puedes seleccionar tú mismo a la notaría o al notario que prefieras. Nosotros nos adaptaremos encantados a tus necesidades.

¿Por qué acudir a Crédito Particular y no a otra empresa de préstamos de capital privado?

¿Por qué acudir a Crédito Particular y no a otra empresa de préstamos de capital privado?

Crédito Particular ofrece una gran cantidad de ventajas a sus clientes. Sin embargo te instamos a que compares productos para poder comprobarlo. Es la mejor manera de asegurarse de tomar la mejor decisión. Algo muy importante cuando está en juego nuestra situación financiera. Para que te resulte más cómoda la comparación, aquí van alguna de las ventajas que podemos ofrecerte desde nuestra empresa de capital privado:

Cumplimos con la legalidad vigente

Uno de los principales miedos que tienen los usuarios cuando buscan créditos fuera de su banco de toda la vida, es encontrares ante una posible estafa. En Crédito Particular somos conscientes de la necesidad de cumplir con la legislación vigente para ofrecer un buen producto. Para evitar sentir miedo en este sentido con nuestra empresa o cualquier otra debes de fijarte en los siguientes aspectos:

  • Que la empresa de capital privado con la que contactes esté regulada por el Ministerio de Sanidad y Consumo. En nuestro caso el número de registro es el439/2013.
  • Que el acuerdo de préstamo privado se establezca por contrato. Siempre que llegues cierres un préstamo, ya sea con un particular o una empresa, es necesario que formalices el acuerdo con un contrato. Incluso si se trata de un préstamo con un familiar. De esta manera te evitarás muchos problemas a la larga. Y tendrás acceso a las condiciones que se han acordado.
  • Firmar ante notario. Los contratos deben de firmarse ante notario. Esta figura se encarga tanto de la lectura como de la resolución de posibles dudas que no hayan sido aclaradas.
  • Operar en una página web segura. Las empresas de capital privado operan a través de internet para agilizar todavía más su trabajo. Por este motivo es vital que se trate de una web segura donde nuestras claves o datos personales no se filtrarán. Fíjate en que haya un candado antes de la dirección web y que esta esté precedida por la palabra https.
  • Nunca solicitamos dinero por adelantado. A no ser que se trate de un intermediario que cobra por sus servicios de asesoramiento, al pedir un préstamo jamás deberás de adelantar dinero. Si esto te sucede, abandona definitivamente esa página web, pues lo más probable es que se trate de una estafa.

Cubrimos todo tipo de perfiles financieros

Es bastante frecuente que las empresas de crédito solo ofrezcan préstamos a aquellos usuarios con un historial de crédito intachable. A los que, además, tienen una situación financiera estable. Pero no nos engañemos. Si pedimos un préstamo es porque en ese momento no podemos cubrirlo con nuestro capital.

Por ese motivo en nuestra empresa ofrecemos préstamos a todo tipo de clientes. Aunque estés en Asnef o RAI o incluso si tu nómina no es estable. Si dispones de un inmueble en propiedad podrás acceder a estos préstamos.

Capital ilimitado

Una de las características propias de los préstamos es que el prestamista ofrezca un máximo de dinero al futuro cliente. Este suele calcularse en función de la solicitud y del tipo de préstamo que se trate. Por ejemplo los microcréditos no suelen superar los 1.200 €.

En Crédito Particular, sin embargo, el límite del importe lo marcará el valor te tu propiedad. Podrás obtener desde 6.000 € hasta el 25 % del valor del inmueble.

Atractivos plazos e intereses

Disponer de flexibilidad en cuanto a los plazos de amortización es la clave para conseguir cuotas e intereses adaptados a nuestras necesidades. En Crédito Particular podrás obtener plazos de amortización que van desde el año hasta los 10. De esta manera podremos crear cuotas mensuales con las que no tengas problemas de pago.

Además podrás solicitar un periodo de carencia parcial de hasta 5 años. Durante este plazo solo tendrás que abonar los intereses del préstamo. Si quieres saber más sobre el periodo de carencia no dudes en contactar con nuestros expertos.

Sin productos vinculados

Otra de las características de nuestra empresa es que jamás te exigiremos una vinculación para concederte un préstamo. A diferencia de lo que suele suceder con los bancos. Seguro que si alguna vez has solicitado algún tipo de préstamo en tu banco te habrás encontrado con la obligación de aceptar cierto grado de vinculación. De hecho, en muchas ocasiones, si no existe vinculación previa con el cliente el banco directamente deniega el préstamo. Entre las exigencias más frecuentes en este campo suelen destacar:

  • La obligación de disponer de una cuenta corriente con el banco que nos va a realizar el préstamo.
  • Trasladar nuestra nómina e incluso contratar una tarjeta de crédito. Con la que deberemos de realizar un número de movimientos mensuales para que no nos penalicen.
  • Trasladar algún recibo mensual a la nueva cuenta corriente.
  • Contratar algún tipo de seguro. Normalmente estos seguros no cubren tanto como nos gustaría. Además, aunque suelen rebajarnos los intereses del crédito al aceptar esta vinculación, no siempre supone un mejor precio a la larga. Probablemente terminemos pagano más que si no nos hubieran modificado los intereses del préstamo.

Facilidad en los trámites

Otra de las principales características de Crédito Particular es que nuestros trámites son sencillos y fáciles de llevar a cabo. De hecho operamos a través de Internet por lo que llegamos a todos los hogares sin necesidad de que te desplaces. Durante los 365 días del año tendrás acceso a nuestra plataforma y podrás recibir información y asesoramiento.

Además la documentación que se exige se puede obtener desde la comodidad del hogar. Sin tener que desplazarte a ninguna sucursal o esperar semanas a que te contesten. Puedes ver más datos al respecto en el apartado relacionado con el funcionamiento de los créditos de nuestra empresa.

¿Qué son los préstamos de capital privado para empresas?

¿Qué son los préstamos de capital privado?

Los préstamos de capital privado son una de las alternativas financieras más utilizadas en los últimos años. En concreto son aquellos que ofertan las empresas de capital privado o los prestamistas particulares.

Aunque se trata de un tipo de producto que lleva activo muchos años no sería hasta el año 2008, con el estallido de la crisis, cuando comenzaran a ganar adeptos poco a poco. No hay que olvidar que desde entonces los bancos redujeron considerablemente la financiación tanto a empresas como a particulares. Lo que supuso un empeoramiento aún mayor de la situación económica del país. Y precisamente debido a este rechazo por parte de los bancos, las empresas de capital privado y prestamistas particulares lograron una posición mucho más estable dentro del mundo de los préstamos.

Hoy en día se trata de una de las opciones de financiación más asequibles y que mejor se adaptan a las necesidades económicas de todo tipo de clientes. Quizá dos de las características principales de este tipo de entidades de crédito son las siguientes:

  • Que sus requisitos para conceder un préstamo son mucho menos excluyentes que los de los bancos. Lo cual permite que muchos clientes que no obtienen dinero por la vía tradicional se decanten por las empresas de crédito particular.
  • Son mucho más ágiles en su funcionamiento. Por norma todas estas empresas operan a través de internet, lo que permite un trato mucho más rápido y un acceso a financiación en tiempo record. Muchos de estos prestamistas ingresan el dinero en la cuenta del cliente en tan solo 15 minutos.

Diferentes tipos de créditos privados

Diferentes tipos de créditos privados

Dentro del mundo de los créditos privados existe una gran variedad. Cada uno de ellos está especialmente pensado para cubrir una serie de necesidades financieras básicas. De ahí que se deban de estudiar al detalle para apostar por aquel que más encaja a la hora de cubrir nuestras necesidades. Los intereses variarán en función del riesgo que corra el prestamista a la hora de conceder el crédito. Entre los principales tipos de créditos privados podemos destacar los siguientes:

Prestamos de dinero privado

Los préstamos rápidos son sin duda uno de los productos estrella de las empresas de capital privado y prestamistas privados. Este tipo de créditos se caracterizan por su rapidez de concesión y por no ser excesivamente elevados. Hoy en día existen en el mercado gran cantidad de compañías especializadas en estos préstamos. Los datos que más destacan de los créditos rápidos son los siguientes:

  • Obtener capital de manera inmediata. En tan solo 15 minutos dispondrás del dinero solicitado en tu cuenta corriente.
  • Cantidades de dinero que oscilan entre los 50 € y 1.000 €. Por norma general estos préstamos no son excesivamente elevados. Están pensados para cubrir necesidades financieras inmediatas y no demasiado altas. Por ejemplo para pagar la vuelta al cole en septiembre o cubrir algún imprevisto inmediato.
  • Pocos requisitos para conceder el dinero. Los requisitos para obtener este tipo de créditos rápidos no suelen ser muy exigentes. De hecho el papeleo necesario es muy rápido de gestionar y no importa si el cliente no tiene una situación financiera envidiable. Cosa que es imprescindible si acudimos a un banco o caja.
  • Intereses elevados. Precisamente porque la concesión es rápida y el riesgo que asume el prestamista es muy elevado, los intereses son altos. Según el Banco de España estos suelen rondar alrededor del 1,1 % diario. De ahí que se trate de un producto financiero del que no hay que abusar ni utilizar de forma frecuente. Debe de servir para momentos muy puntuales.
  • Plazos de devolución cortos. Otra de las características de los préstamos rápidos es que le plazo de devolución no suele superar los 30 días. Aunque hoy en día existen ciertas excepciones.

El nivel de competitividad que hay en el sector de los créditos rápidos es tan alto que es bastante frecuente encontrar ofertas interesantes y atractivas de cara al usuario. Por ejemplo hay muchas de estas empresas que amplían el plazo de devolución hasta los 90 días. Y otros que incluso ofrecen el primer mini préstamo sin intereses para captar nuevos clientes.

Préstamos rápidos

Otra de las modalidades más demandadas son los préstamos rápidos. Este tipo de productos financieros ofrecen algo más de capital y tiempo para su amortización. En general se pueden obtener hasta 5.000 € y el plazo de devolución suele ampliarse hasta los dos años.

La concesión es un poco más lenta, aproximadamente entre 24 y 48 horas, pero siguen siendo poco exigentes en cuanto a los requisitos y operan por internet para mayor comodidad. En cuanto a sus intereses son mucho más bajos que los de los créditos rápidos.

Se trata de otra opción financiera a la que solo debemos de acudir de manera puntual. Por ejemplo en caso de que tengamos que hacer frente a una reforma en nuestro local comercial o vivienda y no dispongamos de capital para ello.

Préstamos con garantía hipotecaria

Este tipo de préstamos es precisamente en el que nos hemos especializado en Crédito Particular. Se trata de una variante en la cual es necesario disponer de una propiedad libre de cargas y susceptible de venta. Esta servirá como garantía y marcará el valor del préstamo. Por tanto el importe del préstamo no lo limita el prestamista, sino el valor del inmueble

En nuestro caso ofrecemos intereses ajustados al perfil de cada cliente y su tipo de necesidad financiera. Además puedes contar con hasta 10 años para devolver el dinero solicitado. Si te interesa también muchas compañías ofrecen la posibilidad de aprovechar un periodo de carencia amplio. Esta carencia puede ser total o parcial, dependiendo de la empresa de capital privado. No dudes en preguntar a nuestros asesores si te interesa beneficiarte de esta opción en tu crédito.

En cuanto a la concesión, entran también dentro de los créditos rápidos puesto que en un máximo de 72 horas el capital será ingresado en la cuenta corriente del cliente.

Créditos al consumo

Por último queremos hablarte de los créditos al consumo. Son, junto con los préstamos de garantía hipotecaria, los que más cantidad de dinero ofrecen. El límite en estos casos suele rondar los 100.000 €, a diferencia de lo que sucede con los anteriores. En los que si el valor de la propiedad es muy elevado el capital también lo será. Imagina que eres propietario de un hotel y usas esta propiedad para conseguir un préstamo. Este puede llegar a ser de un importe mucho mayor de 100.000 €.

En cuanto a los plazos de devolución también se encuentran en los 10 años y los intereses son mucho más bajos que los de los créditos rápidos o préstamos rápidos.

La finalidad de estos préstamos es muy concreta. Sirven para obtener algún tipo de servicio o producto de consumo. Por ejemplo comprar un coche o financiar un proyecto laboral. No son recomendables para cubrir imprevistos puesto que los importes son muy altos.

Para que la empresa nos conceda este tipo de créditos es necesario que informemos de cuál es la finalidad del préstamo.

Errores a evitar cuando se solicitan créditos privados

Errores a evitar cuando se solicitan créditos privados

Siempre que se solicite dinero, ya sea por medio de créditos privados o a través de las entidades financieras tradicionales, es importante tener en cuenta ciertos factores. Es bastante habitual obviarlo y cometer errores que pueden hacer que el crédito solicitado sea más caro. En Crédito Particular queremos ayudarte para que tu contacto con el capital privado sea lo más adecuado posible. Toma nota de estos errores:

No comparar productos financieros

Hoy en día es normal que comparemos prácticamente todo lo que vamos a comprar. Por suerte tenemos un acceso abierto a internet que nos permite realizar estas gestiones con más facilidad. ¿Por qué no deberíamos obrar de la misma manera con los créditos de capital privado? Tanto si acudes a una empresa de capital privado como si lo haces a un banco o caja lo mejor es que no te quedes con la primera oferta. Compara diferentes productos y asegúrate de decantarte por aquel que ofrece unas condiciones más acordes con lo que tú necesitas. No dejes que la urgencia por obtener dinero te haga tomar una mala decisión. Hoy en día tienes muchas plataformas web que sirven precisamente para comparar préstamos. Úsalas para afinar tu búsqueda.

Fijarnos de manera exclusiva en los intereses del crédito

Muchas veces tenemos la creencia errónea de que el único elemento que hay que revisar en un préstamo son los intereses. Sin embargo no hay nada más lejos de la realidad. Son muchos y muy variados los factores que pueden determinar el valor de un préstamo. Y hay que tenerlos todos en cuenta. En general hay ciertos elementos que pueden encarecer, y mucho, un crédito.

  • Las comisiones por apertura o por cierre anticipado o parcial. Muchos prestamistas incluyen en sus contratos comisiones por gestionar la apertura del préstamo. A estas se le unen las comisiones por cerrarlo anticipadamente. Piensa que ningún prestamista quiere renunciar a los intereses que cobra. Y si eliminas la deuda antes de tiempo estos pueden bajar. De ahí que algunos prestamistas, empresas de capital privado y entidades financieras tradicionales, incluyan estas comisiones. Averigua si los préstamos que te han gustado están exentos de dichas comisiones o no.
  • Los productos vinculados. Otro de los elementos que pueden encarecer un préstamo, a pesar de que tenga unos intereses muy bajos, son los productos vinculados. Este tipo de estrategia es muy habitual cuando un banco concede un préstamo. Suele ofrecer intereses más reducidos a cambio de que el cliente acepte vinculaciones. A mayor grado de vinculación, normalmente más bajan los intereses. Sin embargo esto es una trampa porque estos productos encarecerán el préstamo y tendremos que seguir pagándolos incluso cuando este haya finalizado. Entre los más frecuentes se encuentran desde la obligación de abrir una cuenta corriente; contratar una tarjeta de crédito; domiciliar con ellos nuestra nómina; llevar algún tipo de factura a la cuenta; contratar diversos tipos de seguros, etcétera.

No ser capaces de devolver el préstamo

Nunca debemos de solicitar dinero a ningún prestamista si no vamos a ser capaces de devolver el capital prestado. Piensa que no solo deberás de pagar los intereses, sino también las penalizaciones por incumplir el contrato. Además puedes terminar registrado en una de las listas de morosidad y estropear para siempre tu historial de crédito. Aparecer en Asnef, RAI o tener el CIRBE mal te puede suponer pasar un mal trago si alguna vez tienes que volver a solicitar un crédito.

Sanciones que podemos llegar a recibir en caso de no cumplir con los pagos

Dentro de las sanciones a las que tendremos que enfrentarnos si incumplimos los pagos de un préstamo destacan sin duda las siguientes posibilidades:

  • Tener que abonar intereses de demora. Lo normal es que cuando firmamos cualquier tipo de préstamo entre las cláusulas del contrato se especifique en caso de existir un retraso en los pagos el cliente deba de abonar interese de demora. El importe de los mismos dependerá del acuerdo al que hayamos llegado. Pero, sea cual sea el total, siempre supondrá un encarecimiento del préstamo.
  • Terminar registrados en algún tipo de fichero de morosidad. Uno de las peores consecuencias del impago de un crédito es que nuestro nombre terminará registrado en uno o varios ficheros de morosidad. Como por ejemplo Asnef o RAI. En estos casos las empresas con la que incumplamos los plazos solicitará que añadan en el registro nuestro nombre. Estar en uno de estos ficheros puede tener graves consecuencias par a nosotros. Desde ver reducidas nuestras posibilidades de préstamo a tener un mal expediente financiero que nos afecte a la larga. Incluso cuando ya hayamos saldado la deuda.
  • Llegar a los juzgados. En caso de que el pago se demore en exceso lo normal es que el prestamista termine por denunciarnos. Si perdemos el juicio, además de tener que abonar el dinero que ya debemos, tendremos que encargarnos de las costas judiciales. En caso de que no dispongamos de capital suficiente para hacer frente a estas deudas, podremos perder aquellos bienes que hemos utilizado como garantía, en caso de haberlo hecho.

¿Acudir a préstamos de capital privado es seguro?

¿Acudir a préstamos de capital privado es seguro?

Hay muchas personas que siguen desconfiando de cualquier entidad financiera que no sea un banco o caja. Sin embargo las empresas de capital privado tienen que cumplir gran cantidad de protocolos de seguridad para poder operar. Y han de hacerlo a todos los niveles. Tanto para garantizar que las plataformas en las que operan son seguras, como para poder realizar préstamos en España.

Entre las cosas en las que hemos de fijarnos para corroborar que estamos tratando con empresas de capital privado correctamente reguladas destacan las siguientes:

  • Que la empresa esté regulada por el Ministerio de Sanidad y Consumo. Si quieres asegurarte de que la entidad de capital privado con la que contactas es segura y legal, fíjate en que esté regulada por el Ministerio de Sanidad y Consumo. En el caso de Crédito Particular podrás ver que nuestro número de inscripción es el 439/2013.
  • Que nunca nos pida dinero por adelantado. Una empresa de capital privado jamás te pedirá que adelantes parte de los intereses o de la devolución del préstamo para ofrecerte un crédito. Ni siquiera pueden pedirte por adelantado las comisiones. Estas, en caso de haberlas, deberán de pagarse a la vez que la primera cuota del préstamo. Desconfía de aquellos prestamistas que solicitan dinero antes de concederlo. Probablemente se trate de un fraude.
  • La web debe de ser un sitio seguro. Una de las características principales de los prestamistas privados es que operan a través de Internet. Y precisamente esta particularidad les permite realizar préstamos mucho más rápidos y eficientes que otras entidades de crédito. De ahí que sus páginas web deban de cumplir con todos los certificados de seguridad que nos confirman que se trata de un sitio seguro. Fíjate en que aparezca un candado verde al lado del link de la web y que la dirección sea precedida por la palabra https
Contacto

Solicitud de préstamo

Contacta con nosotros para tener más información sobre nosotros y nuestros servicios

Deja un comentario

Scroll Up