Imagen cabecera

Refinanciación bancaria

Índice

Préstamos de capital privado

Hay diferentes factores que pueden conducirnos a la refinanciación bancaria. Puede que hayamos vivido un cambio en nuestra situación financiera desde que abrimos un préstamo. O quizá las condiciones actuales de los créditos sean mucho más atractivas que las que nosotros firmamos en su momento. Sea por un motivo o por otro siempre existe la oportunidad de contactar con nuestro prestamista y solicitar un cambio en las condiciones de contrato, ya sea para:

  • Poder cumplir con los plazos a fin de mes.
  • Beneficiarnos de condiciones más interesantes que las actuales de nuestro préstamo.
  • Incluso acudir a la reunificación de deudas para conseguir una situación financiera mucho más aceptable.

Sea cual sea tu caso, si estás pensando en la refinanciación bancaria, puedes contactar con Crédito Particular para informarte. Nuestra empresa, regulada por el Ministerio de Sanidad y Consumo, lleva desde el año 2012 ofreciendo préstamos de capital privado con garantía hipotecaria a todo tipo de clientes. Tanto empresas como particulares. Incluidos aquellos perfiles con una situación financiera algo inestable. Por ejemplo los que se encuentran registrados en Asnef o RAI o cuya nómina no es estable.

En todos nuestros préstamos obtendrás financiación a partir de 6.000 € y un máximo con importes ilimitados. Todo ello en menos de 72 horas. Si quieres obtener más información sobre nuestros préstamos en general y la refinanciación de deudas en particular, no dejes de leer este espacio.

Consigue una refinanciación bancaria

  • Préstamos a partir de 6.000€ (mínimo).
  • Sin límite de capital.
  • Imprescindible una propiedad como garantía.
  • Hasta 10 años de devolución.
  • Cómodas cuotas mensuales.
  • No importa Asnef.
  • Respuesta en 1 hora.
  • No importa nómina ni si está en paro.
  • Sin pagos por adelantado.
  • Carencia de hasta 5 años.
  • No cobramos nunca por adelantados.
  • No tiene que justificar sus ingresos.

Fácil, rápido y seguro

Rellena el formulario o llámanos!

Solicitud

Solicitud de préstamo

Pre-aprobación del préstamo en tan sólo unos minutos

Estudio en
10 min

Estudio en 10 minutos

Comprobación de la documentación y aprobación final

Envío de
documentación

Envío de documentación

Recopilación de todos los datos y tramitación del préstamo

Preparación
de firma

Preparación de firma

Informe de tasación por una empresa regulada por el Banco de España

Tasación

Tasación

Tu préstamo disponible en 72 horas

Firma

Firma

Contacto

Solicitud de préstamo

Contacta con nosotros para tener más información sobre nosotros y nuestros servicios

¿Qué he de hacer para conseguir una refinanciación bancaria?

Si quieres conseguir la refinanciación de una o varias de tus deudas a través de nuestra empresa de capital privado solo es necesario:

  • Ser propietario de un inmueble. ¿Por qué motivo? Porque nuestros préstamos son con garantía hipotecaria. Es decir, que usarás como aval una propiedad. Esta debe de ser susceptible de venta, por lo que ha de estar libre de hipoteca y cargas. En caso de todavía exista una hipoteca que pese sobre el inmueble ha de estar abonada en el 80 % de su totalidad. En cuanto al tipo de inmuebles que puedes utilizar para solicitar uno de nuestros créditos pueden ser de naturaleza muy variada. Por ejemplo si eres propietario de un hotel puedes utilizarlo. Si tienes una nave industrial, un local comercial o incluso un terreno. También sirven para este fin las plazas de garaje y todo tipo de viviendas.
  • Proceder a la tasación oficial del inmueble a través de una empresa externa. Al tratarse de créditos con garantía hipotecaria es necesario conocer el valor de mercado del inmueble. De otro modo no podremos calcular cuánto dinero podemos prestarte por tu vivienda. De ahí que sea imprescindible recurrir a la tasación oficial a través de una empresa externa regulada por el Banco de España. Por norma general en las entidades de crédito tradicionales los clientes han de encargarse de contratar este servicio. Sin embargo en Crédito Particular queremos facilitarte la vida. Por este motivo seremos nosotros los que llevemos a cabo las gestiones. Para evitarte tener que pasar por situaciones estresantes de manera innecesaria.
  • Conseguir dinero sin límite de capital. Con Crédito Particular podrás disfrutar de préstamos con garantía hipotecaria a partir de 6.000 € y sin límite de capital. Dicho límite se establecerá en función del valor de tu inmueble. En total podremos ofrecerte hasta un 25 % del valor de mercado de la propiedad utilizada como garantía. Por tanto cuanto mayor sea su valor, más amplio será tu préstamo.

¿Resulta complicado acudir a la refinanciación de deudas a través de prestamistas privados?

Acudir a la refinanciación de de deudas a través de prestamistas privados

Lo cierto es que no. Sin duda una de las características más atractivas de las empresas de capital privado y los prestamistas privados es que ofrecen créditos y refinanciación bancaria sin caer en la complejidad propia de los bancos. De hecho, si quieres refinanciar tus deudas a través de Crédito Particular solo tendrás que llevar a cabo los siguientes pasos:

Ser consciente de tus necesidades de crédito

Como explicábamos unas líneas más arriba la refinanciación bancaria puede estar ligada a una búsqueda de condiciones de préstamo mucho más interesantes. O bien a la necesidad de poder pasar con nota una coyuntura económica. Sea cual sea el caso lo más importante es que tengas claras tus necesidades de crédito. Sopesa cuánto dinero vas a necesitar, cuáles son los intereses más atractivos, las cuotas más cómodas para tu caso y el plazo de devolución que buscas. Con estos datos tendrás la mitad del camino hecho para conseguir tu préstamo. Lo que hará que resulte mucho más sencillo transmitir a los expertos tus necesidades financieras.

Ponerte en contacto con nuestra empresa de capital privado

Ahora que ya conoces al dedillo tus necesidades de crédito será el momento de contactar con Crédito Particular. Podrás hacerlo de dos maneras diferentes:

  • A través del formulario que localizarás en nuestra página web. Si optas por esta solución te aconsejamos que nos expliques lo más profundamente que puedas cuáles son tus necesidades de crédito. De este modo nos resultará mucho más sencillo poder ayudarte.
  • Llamando al número de teléfono 930 130 416.

En ambos casos desde Crédito Particular te asignaremos un asesor financiero para que te ayude a solucionar tus dudas y pueda orientarte sobre el producto perfecto para tu caso concreto. En nuestra empresa de capital privado contamos con expertos judiciales y financieros. De este modo, además de conseguir dinero rápido, obtendrás un asesoramiento completo y personalizado de tu caso. Queremos que tu experiencia sea positiva y rápida. Y que puedas conseguir la refinanciación de deudas que estás buscando.

Pre-aprobación del préstamo

No hay nada más desagradable cuando se realiza este tipo de acciones financieras que tener que esperar durante días, e incluso semanas, a obtener una respuesta por parte del prestamista. Con nosotros estos nunca te pasará. Sabemos que la mayoría de las veces la solicitud de un préstamo está ligada a necesidades reales de crédito. Que requieren de una respuesta urgente. Por este motivo en todos nuestros préstamos Crédito Particular siempre ofrece rapidez de respuesta. De hecho en tan solo 10 minutos sabrás si tu préstamo para refinanciar deudas ha sido pre-aprobado.

Finalizar la comprobación de la documentación presentada

Ahora que ya sabes si tu préstamo ha sido pre-aprobado es el momento de ponernos manos a la obra y continuar con el proceso. En nuestro caso será terminar de revisar toda la documentación presentada para poder ir preparando la firma de contrato.

Si has ido alguna vez a solicitar un crédito a tu banco de toda la vida probablemente te habrás encontrado ante la obligación de cumplimentar un sinfín de papeles. Lo que te habrá llevado días e incluso semanas. En el caso de nuestros préstamos con garantía hipotecaria para refinanciar deudas no será así. Podrás enviar todo por correo electrónico y recopilar la información desde la comodidad de tu hogar. Estos son los documentos que tendrás que presentar para obtener dinero rápido:

  • Fotocopia del DNI. De este modo podremos comprobar la veracidad de los datos.
  • Una fotocopia de tu cuenta corriente. En concreto de aquella en la que quieres que realicemos la transferencia del préstamo.
  • La fotocopia de las escrituras. De aquel inmueble que vas a usar como garantía del préstamo.
  • Nota Simple del Registro de la Propiedad. Aunque pueda parecer un requisito un poco complejo, no es así. Podrás pedir dicha Nota a través de Internet. Y la tendrás en tu correo electrónico en un máximo de 24 horas.
  • Último recibo del IBI. De esta manera sabremos que todo está en orden y no hay ningún pago atrasado en cuanto a impuestos.

Tasación del inmueble

Como explicábamos unas líneas más arriba, al tratarse de préstamos con garantía hipotecaria es necesario llevar a cabo la tasación de la propiedad. Es el único modo de conocer el valor de mercado del inmueble y poder averiguar cuál es el máximo que podemos ofrecerte en tu préstamo.

Terminar de recopilar los datos y comenzar con el proceso de firma

Una vez disponemos de la tasación oficial del inmueble y tenemos todos los datos necesarios, podremos comenzar a preparar el contrato de tu préstamo para reunificar deudas. Es importante que tengas en cuenta lo siguiente:

  • Siempre firmaremos el contrato ante notario. En Crédito Particular respetamos de manera escrupulosa la Ley. De ahí que cualquiera de nuestros préstamos se termine de formalizar ante notario. Y como nos gusta que disfrutes de todas las comodidades posibles podrás elegir la notaría o el notario que más se ajuste a tus necesidades. Puedes decantarte por un profesional con el que hayas trabajado o que esté cerca de tu domicilio. Tú decides.
  • Resolver todas las dudas. La firma ante notario es el momento perfecto para terminar de resolver cualquier duda que quede todavía pendiente. Este profesional no solo ha de proceder a la lectura del préstamo, sino que entre sus funciones se encuentra la de asesorar y responder cualquier duda que tenga el cliente. Aprovecha este momento para aclarar cualquier cláusula que no comprendas bien. Podrás contar con la experiencia del notario y del experto financiero de Crédito Particular que estará presente durante la firma del préstamo.
  • Obtener el capital solicitado. Una vez finalizado el proceso de firma podrás disponer en muy poco tiempo del dinero que has pedido. En un periodo inferior a 72 horas tendrás este capital ingresado en la cuenta corriente que ha quedado registrada en el contrato.

¿Cuáles son las ventajas de acudir a Crédito Particular para refinanciar nuestras deudas?

Ventajas de acudir a Crédito Particular para refinanciar nuestras deudas

Refinanciar deudas es un proceso delicado que ha de llevarse a cabo de la mano de auténticos profesionales. Hoy en día tienes acceso a multitud de opciones de crédito. Puedes acudir a una entidad financiera tradicional, como son los bancos de toda la vida. Puedes contactar con prestamistas privados o con empresas de capital privado. Todas y cada una de ellas te exigirán cumplir unas condiciones para a cambio poder beneficiarte de un préstamo.

Lo mejor cuando se solicita un crédito, sea del tipo que sea, es comparar varios productos financieros y ver cuál es el que te ofrece las máximas ventajas y garantías. Como queremos ponértelo fácil, a continuación te ofrecemos un listado de algunos de los beneficios que obtendrás solicitando un préstamo para refinanciar tus deudas.

Máxima transparencia y cumplimiento de la Ley

Por desgracia el mundo de los préstamos personales puede ser muy peligroso para los clientes. La necesidad de crédito inmediato que padecen muchas personas ha hecho que este campo se vuelva algo inestable. Y que sea fácil caer en el fraude. Por este motivo, antes de contratar ningún préstamo, te aconsejamos asegurarte de que estás trabajando con una empresa legal. ¿Cómo puedes hacerlo? Te damos algunos trucos a cont9nuación:

  • Comprobar que la empresa de capital privado a la que acudes está regulada. Para confirmar que es así te aconsejamos que busques en la página web del prestamista la referencia al número de inscripción que tiene en el Ministerio de Sanidad y Consumo. Para poder operar como prestamista en España es obligatorio estar inscrito. En el caso de Crédito Particular encontrarás esta información al pie de la página web. Nuestro número de registro es el 439/2013.
  • Firmar todos los acuerdos ante notario. Para que un contrato sea legal es necesario que se firme ante notario. Esta figura es la encargada de revisar la documentación y comprobar la veracidad de la misma. Además el notario es la figura final a la que podemos acudir para resolver las dudas que nos queden pendientes de nuestro préstamo. Desconfía de aquellos prestamistas y empresas de capital privado que te dicen que se puede firmar un contrato sin necesidad de acudir al notario.
  • No adelantar capital en ningún momento. Seguramente si has navegado por internet buscando préstamos y soluciones para refinanciar deudas te hayas encontrado con diferentes páginas web. Bucear en internet se convierte en un reto en muchos casos para evitar el fraude. Por desgracia la globalización tiene su lado bueno y su lado mano. Un buen método para evitar que nos estafen es descartar cualquier empresa de capital privado que nos inste a entregar un adelanto de capital para poder acceder a un préstamo. Si encuentras una de estas plataformas, no continúes con ellas el proceso. Esta práctica suele ser la antesala de un problema financiero serio con un estafador.

Ofrecemos capital ilimitado a nuestros clientes

Es probable que al comprobar los préstamos que se ofertan en internet hayas visto que suele haber una cantidad máxima de dinero que podemos conseguir. Por ejemplo, en el caso de los mini créditos rápidos el importe máximo suele oscilar entre los 750 y los 1.000 €. En cuanto a los préstamos personales de más envergadura pueden llegar alrededor de los 5.000 €. Incluso hay productos financieros que pueden ofrecerte más capital.

En el caso de Crédito Particular el importe máximo se establece en función del valor de la propiedad que uses como garantía de tu préstamo. En total podremos ofrecerte desde un mínimo de 6.000 € hasta un máximo que equivalga al 25 % del valor de mercado de tu inmueble. Por tanto podrás disponer de cifras verdaderamente elevadas de capital en menos de 72 horas.

Rapidez y eficacia en los trámites

Conseguir un préstamo nunca es una tarea fácil. Y si ya hablamos de obtener el capital en un tiempo record la cosa se complica más. Sobre todo si los importes son elevados. En el caso de Crédito Particular esto no te sucederá.

Sabemos la importancia que tiene recibir el dinero con agilidad cuando lo necesitamos. Y también saber si nos van a conceder el préstamo para, en caso negativo, buscar otras vías de financiación. En nuestra empresa de capital privado nos comprometemos:

  • A informarte de si tu préstamo ha sido pre-aprobado en menos de 10 minutos. De esta manera, si tu expediente financiero no pasa el filtro, podrás buscar otras alternativas sin perder tiempo.
  • A ofrecerte el capital en menos de72 horas una vez hayamos firmado el contrato. Atrás quedaron los días en los que tenías que esperar semanas e incluso meses para recibir tu préstamo y terminar con todo el papeleo. Esto suele ser bastante frecuente en la banca tradicional. En nuestra empresa cuando decimos que ofrecemos dinero rápido es porque lo hacemos. Muy pronto comprobarás que cumplimos con nuestra palabra.

Amplios plazos de devolución

La mejor manera de conseguir una cuota mensual que se ajuste a la perfección a nuestra capacidad financiera es poder jugar con los plazos de devolución. Mientras que otras empresas de capital privado ofrecen un máximo de 5 años para amortizar los préstamos, nosotros te damos desde un mínimo de 1 año hasta un máximo de 10. De esta manera podrás contar con una mayor capacidad económica para pagar el préstamo.

Además, puedes informarte sobre la posibilidad de disfrutar de un periodo de carencia durante los primeros años. Con este sistema solo tendrás que pagar de manera parcial tu crédito. Lo que te permitirá afrontar las deudas de manera más holgada al comienzo del préstamo. Si quieres informarte sobre las ventajas que puede tener este producto financiero para ti no dejes de consultar con nuestros expertos.

Cuotas adaptadas a tus necesidades de crédito

El primer paso para caer en el endeudamiento, y posteriormente en el sobreendeudamiento, es que no seamos capaces de pagar las mensualidades de un crédito. Lo ideal para evitar esta situación es que el conjunto de todos nuestros préstamos no superen el 40 % de nuestros ingresos netos.

En Crédito Particular nos encargaremos de gestionar tu perfil para ofrecerte los plazos más adecuados a tus necesidades. Dichos plazos se calculan a con la suma de diversas variantes:

  • Los intereses
  • El plazo de amortización
  • La cantidad de dinero que necesitas
  • El tipo de inmueble que ofreces como garantía

Di adiós a los productos vinculados

Si has acudido a tu banco de toda la vida en alguna ocasión para solicitar un préstamo te habrás dado cuenta de que resulta bastante complicado. No solo por las exigencias financieras que obligan a cumplir a los futuros prestatarios. Sino también porque para ofrecer capital hemos de aceptar ciertos productos vinculados. El problema de estos productos es que a la larga encarecen nuestro préstamo. Lo que significa que pagaremos mucho más por conseguir el dinero. Si a esto le sumamos las dificultades que ponen los bancos para ofrecer créditos, la situación no hace más que empeorar.

Entre los productos vinculados más frecuentes que se suelen exigir destacan los siguientes:

  • Tener una cuenta corriente en dicho banco. Es decir, que si no es tu banco de toda la vida lo normal es que te obliguen a abrir una cuenta con ellos.
  • Domiciliar nuestra nómina. Las entidades financieras tradicionales utilizan el dinero de sus clientes para poder realizar inversiones con las que ellos ganan más. De ahí que tengan especial interés en captar todas las nóminas posibles de sus clientes. Por este motivo uno de los requisitos imprescindibles para conceder un préstamo es que domiciliemos la nómina con ellos.
  • Contratar una tarjeta de crédito. Y no solo eso, sino que además muchas entidades financieras te obligarán a realizar una serie de movimientos mensuales para no penalizarte. Incluidos los pagos con tarjeta o el sacar efectivo en los cajeros automáticos.
  • Domiciliar varios recibos con ellos. Ya sea el del teléfono móvil o el de algún tipo de suministro.
  • Contratar diferentes seguros. Otro de los métodos que usan las entidades financieras tradicionales para obtener más dinero es obligar a aquellos clientes que solicitan un préstamo a contratar diferentes tipos de seguro. En el caso de las hipotecas muchos bancos pueden llegar a exigirte que firmes un seguro de vida, otro de hogar y uno más de incendios. A pesar de que las condiciones de dichos seguros puede que no sean las más adecuadas para tu perfil. Es decir, que no priman tus necesidades. De hecho los seguros que se contratan de esta manera suelen tener menos coberturas para los clientes. Y al final se convierten en un pago más que no cubre nada. Muchas veces los bancos venden la firma de seguros como una manera de ajustar todavía más los intereses del préstamo. Sin embargo, para ver si realmente nos compensa aceptar estas vinculaciones es importante hacer números. Te sorprenderán los resultados.

Con Crédito Particular no tendrás que enfrentarte a ningún tipo de producto vinculado. Jamás te exigiremos que firmes un seguro, que domicilies la cuenta en otro banco o que traslades tu nómina y recibos.

Ideal para cualquier tipo de perfil financiero

Una de las exigencias más frecuentes de las entidades financieras tradicionales es que los clientes dispongan de un perfil financiero excelente. El problema es que en la mayor parte de las ocasiones esto no se cumple. Muchas personas han de solicitar créditos precisamente porque no están atravesando en ese momento su mejor situación económica.

Pero no te preocupes. Si estás en Asnef o RAI. Si no tienes una nómina estable. Si tu CIRBE no es el mejor del mundo… no importa. En Crédito Particular ofrecemos préstamos para refinanciar deudas a cualquier perfil financiero. Lo único que necesitas para conseguir capital es disponer de un inmueble en propiedad susceptible de venta. El cual utilizaremos como garantía.

Con todas las comodidades de un préstamo gestionado desde casa

No hay nada más incómodo que tener que acudir una y otra vez a la sucursal de un banco para poder gestionar un préstamo. Si a esto le sumamos la complejidad que implica recopilar toda la información que nos solicitan, está claro que terminaremos por perder varios días en trámites burocráticos. Y lo peor es que los horarios en los que se pueden realizar son muy cortos y suelen interferir con nuestro trabajo.

En nuestra empresa de capital privado esto no te sucederá ya que operamos a través de internet. Podrás enviar y recopilar toda la información desde la comodidad de tu hogar. Sin necesidad de desplazamientos en horarios poco adecuados para ti. Solamente tendrás que acudir ante el notario el día de la firma del contrato. Y eso puede realizarse en horarios alejados de la jornada laboral.

¿Cuándo acudir a la refinanciación bancaria?

Cuándo debo acudir a la refinanciación bancaria

Acudir a la refinanciación bancaria suele hacerse de manera excepcional. En general son dos los escenarios que pueden llevarnos a negociar los productos financieros que ya tenemos contratados:

  • Que nuestra situación económica no sea la más adecuada. Es probable que nos encontremos en un momento financiero algo complejo que no nos permita llegar con holgura a fin de mes. En estos casos lo más frecuente es que comencemos a revisar nuestros gastos e intentemos reducirlos al máximo. Dentro de las revisiones no está de más mirar las condiciones de los préstamos que tenemos adquiridos. Por si hay alguna opción de obtener un cambio que nos permita mensualidades más asequibles para nuestro bolsillo.
  • Que las condiciones de préstamo hayan mejorado con el paso de los años. También es posible que hayamos investigado y nos demos cuenta de que las condiciones de financiación actuales son mejores que las que ya tenemos contratadas.

¿Es lo mismo la refinanciación bancaria que la reunificación de deudas?

Es lo mismo refinanciación bancaria que reunificación de deudas

Hay dos productos financieros que pueden llegar a confundirnos porque tienen ciertas similitudes. Hablamos de la refinanciación bancaria y de la reunificación de deudas. Aunque ambos productos pueden ayudarnos a responder de manera inmediata a una situación económica compleja, cada uno sirve para enfocar de diferente manera las deudas. Veamos a continuación cómo distinguir ambos conceptos.

Refinanciación bancaria

Cuando hablamos de refinanciación bancaria lo hacemos para referirnos a aquel método de financiación por el cual conseguimos modificar las condiciones de un préstamo. En estos casos lo normal es hablar con el prestamista con el que hemos adquirido la deuda y negociar nuevas características que nos permitan abonar con más holgura el crédito. La refinanciación bancaria solo se lleva a cabo en situaciones excepcionales.

  • Por ejemplo cuando atravesamos una coyuntura económica en la que no somos capaces de hacer frente a la deuda que hemos adquirido. Antes de entrar en un impago es preferible contactar con el prestamista y acordar nuevas condiciones.
  • Cuando las condiciones de contratación son mucho más atractivas que las que firmamos en su día. No es extraño encontrarse casos en los que nuestros préstamos tienen unos intereses mucho más altos de los que existen en la actualidad en el mercado. Si este es tu caso lo mejor es que intentes acudir a la refinanciación bancaria para obtener un crédito mucho más adecuado y con intereses más bajos.

Por norma general las entidades de crédito prefieren reformular las cláusulas del contrato y adaptarlas a nuestras necesidades antes de tener que enfrentarse a un impago. Esto, además de evitarnos entrar en un listado de morosos como Asnef, nos dará la oportunidad de liquidar tu deuda.

Lo habitual es que se amplíe el periodo de devolución para conseguir unas cuotas mensuales más económicas. Aunque esto nos puede venir muy bien, a la larga pagaremos más por el préstamo. Pues tendremos que abonar más dinero en intereses y puede que alguna penalización por modificar el contrato. Sin embargo esta solución siempre es mejor que caer en el impago. Lo cual nos puede conducir al sobreendeudamiento en pocos pasos.

Las condiciones y términos de nuestro contrato pueden variar completamente por medio de la refinanciación de deudas.

Qué caracteriza la refinanciación de deudas

La principal característica de la refinanciación de deudas es que se asumen unas condiciones completamente nuevas relativas a un préstamo que ya habíamos contraído. Acudimos a este producto financiero cuando nuestra situación económica se sufre modificaciones importantes desde el momento en el que lo contratamos por primera vez.

Son casos excepcionales en los que resulta necesario realizar un ajuste para poder seguir pagando los plazos. De ahí que se acuerden nuevas condiciones que permitan al prestatario cumplir con sus obligaciones de pago.

La refinanciación de deudas se puede utilizar de la misma manera que la reunificación. ¿Qué queremos decir con esto? Que llegado el caso se pueden unificar todas las deudas en un préstamo único con condiciones completamente nuevas. En este caso, sin embargo, sería más correcto hablar de reunificación que de refinanciación.

¿La refinanciación de deudas implica algún tipo de gasto?

Los gastos asociados a la reunificación de deudas dependen en gran medida del tipo de acuerdo al que lleguemos.

  • Posibles comisiones. Por ejemplo, si al cambiar las condiciones del préstamo nos vemos obligados a anular el anterior, debemos de pagar las comisiones por cancelación anticipada en caso de haberlas. También deberemos de abonar el dinero correspondiente a la apertura de un nuevo préstamo.
  • Modificación de los intereses. Por norma general la refinanciación implica acordar unos nuevos intereses que se ajusten más a nuestras necesidades de crédito. Sin embargo, aunque estos sean más bajos, no implica que vayamos a pagar menos por nuestro préstamo. No hay que olvidar que en la mayor parte de los casos será necesario ampliar el plazo de amortización para conseguir cuotas mucho más llevaderas. Por tanto a la larga terminaremos por pagar más puesto que el número de años del préstamo ha aumentado.
  • Gastos asociados a la reunificación de deudas. Si se utiliza la refinanciación de deudas como la reunificación, los gastos serán los mismos que los de este segundo producto financiero. Puedes revisar cuáles son con detalle unas líneas más abajo.

Reunificación de deudas

La reunificación de deudas es otro producto financiero que nos permite unificar varios créditos en uno solo. En este caso lo que se consigue es unificar todas nuestras deudas en un solo plazo y ante un único pagador.

Esta solución financiera es muy interesante cuando, en un momento dado, acumulamos un exceso de cuotas mensuales para pagar cada mes. Puede que se nos junten de repente la hipoteca, la letra del coche, el pago de una tarjeta de crédito y el de un préstamo personal. Como consecuencia no somos capaces de llegar a fin de mes porque el número de deudas supera en cierta medida nuestra capacidad económica.

En estos casos un buen método para evitar una vez más el impago es hablar con una entidad de crédito y unificar todas las deudas en una sola. Lo habitual es recurrir al prestamista con el que tenemos la deuda más elevada para acordar un nuevo préstamo.

Sin embargo en ocasiones una empresa de capital privado o un prestamista puede ofrecernos una alternativa mucho más atractiva y que nos permita ahorrarnos unos euros. Sea quien sea el prestamista al que acudamos, este se encargará de anular las deudas anteriores y crear un nuevo préstamo con nuevas condiciones y cláusulas. Lo normal es que dicho préstamo:

  • Nos permita afrontar cada mes una única mensualidad cuyo importe resulta más económico que el que estábamos pagando hasta ahora por nuestros múltiples préstamos.
  • Suponga ampliar el plazo de amortización como método para conseguir bajar el importe de la cuota cada mes y poder pagarlo con holgura.
  • Aumente los intereses. Lo lógico es que si se amplía el plazo de devolución, aunque los intereses sean más bajos, terminemos pagando más por nuestro préstamo puesto que hay que abonarlos durante un periodo más largo de tiempo.
Gastos asociados a la reunificación de deudas

Reunificar deudas no es nada barato. Aunque es una alternativa muy adecuada si no somos capaces de cubrir los plazos de todos nuestros préstamos. Además de los intereses existen una serie de gastos que también deberemos de asumir en estos casos. Los más frecuentes suelen ser los siguientes, aunque todo depende del prestamista.

  • Comisiones por la cancelación anticipada de préstamos. Para reunificar deudas en un nuevo producto es necesario cancelar los anteriores préstamos. Esto suele implicar hacerse cargo de las comisiones por cancelación anticipada.
  • Tarifas de la agencia mediadora. En caso de que se decida reunificar deudas a través de una empresa mediadora se tendrán que abonar el trabajo realizado. En el caso de los bancos suelen imputarse unas comisiones extra en la reunificación de deudas.
  • Apertura de nueva hipoteca. Lo más frecuente es que al reunificar deudas tengamos entre nuestros créditos una hipoteca. Esta hipoteca ha de ser cancelada anticipadamente y será necesario abrir una nueva. Lo que supone volver a pagar todos los gastos asociados a la apertura de una hipoteca. Desde el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, los gastos de gestoría, notaría o la tasación del inmueble.

¿En qué momento acudir a la refinanciación bancaria?

Cuándo acudir a la refinanciación bancaria

Es conveniente acudir a la refinanciación bancaria cuando no somos capaces de asumir los pagos de las deudas contraídas. Esto por desgracia es más frecuente de lo que podemos imaginar. Sobre todo en un panorama económico como el actual. No hay que olvidar que desde que comenzó la crisis la estabilidad laboral ha desparecido por completo y los sueldos han mermado considerablemente. Expertos que antes de 2008 cobraban un sueldo de más de 30.000 € se deben de acoplar a realizar el trabajo por importes en ocasiones inferiores a los 15.000 € al año.

Refinanciar es siempre una opción más adecuada que dejar de pagar un préstamo. De este modo evitamos empeorar nuestra situación financiera y buscamos soluciones a la coyuntura económica en la que nos encontramos.

Contacto

Solicitud de préstamo

Contacta con nosotros para tener más información sobre nosotros y nuestros servicios

Deja un comentario

Scroll Up